domingo, 20 de septiembre de 2020

‘Hara Hachi Bu’, el método japonés para vivir más y no engordar




Mucho se ha hablado –y escrito– sobre el Hara Hachi Bu, el “mantra” que pronuncia antes de ingerir los alimentos la población más longeva de la tierra. Se dice que el estilo de vida de los habitantes del lugar donde nació, las islas de Okinawa al sur de Japón, es responsable de que vivan tantos años (muchas veces más de cien); y por eso en Occidente se ha convertido en un método.

También se ha hablado mucho sobre su regla de la comida, que se corresponde con una sencilla fórmula, “come hasta estar un 80% lleno”. Una enseñanza de Confucio que llevada a la práctica se traduce en una reducción de calorías autoimpuesta en la dieta diaria.

Su regla de la comida: “come hasta estar un 80% lleno”

Pero lo que no se ha explicado tanto sobre el Hara Hachi Bu es qué es exactamente lo que hay que comer para quedar saciado 8 veces de 10. Te presentamos los ingredientes que necesitas para llevar a rajatabla este método japonés que promete vivir más (y no engordar).

Productos de proximidad

No importa cuánto te esmeres en comer sano si no eliges bien los alimentos. Hay tres bases fundamentales: que sean naturales, que sean locales y que sean de temporada. Esto ayudará a que lo que comas te sacie sin empacharte, es decir, será mucho más fácil cumplir la regla del Hara Hachi Bu, “come hasta estar un 80% lleno”.

Las verduras y hortalizas que no deberían faltar

Siempre deben ser protagonistas en una dieta saludable, pero algunas más que otras. Por ejemplo, el brócoli, las espinacas, el pimiento, la cebolla y las algas (aunque estás últimas, como veíamos hace unos días, mejor con moderación por su alto contenido en yodo y porque a los occidentales nos sientan peor).

También es importante la presencia de legumbres, frutas y granos enteros. Aunque tan importante como el qué se toma es el cómo tomarlo: mejor en pequeñas raciones y en mezclas poco calóricas.

Carne, que no falte ni que sobre

En Occidente comemos mucha más carne que en Japón, eso es un hecho. Por eso es importante, para adaptarnos a los preceptos del Hara Hachi Bu, que la ingesta de carne tiene se reduzca casi a la mitad: no con una presencia inexistente, pero la menos posible.

Adiós al azúcar y a las grasas

Los longevos habitantes de Okinawa apuestan por las sopas, los productos de soja fermentados, la batata y el arroz integral. También los carbohidratos que consumen son integrales y siempre sin refinar. ¿El pescado? Fresco, en pequeñas cantidades y nunca enlatado.

Cuidar el ‘cómo como’

Comer despacio y con atención –¡fuera de la mesa el teléfono móvil!–, comer cuando uno tiene hambre y no cuando está muerto de hambre, o cuidar las porciones que se comen son algunas de las reglas alimenticias que tienen en cuenta aquellos que antes de empezar a comer pronuncian el mantra Hara Hachi Bu.



 

miércoles, 12 de agosto de 2020

Evaluación de riesgos de los equipos de trabajo. Por Nelson Balarezo

 Analizar las características de los equipos y su utilización


La adquisición de equipos homologados no es ni se considera garantía suficiente de eliminación de riesgos para los y las trabajadores. Hay que evaluar los riesgos de cada equipo comprobando que tienen las características apropiadas y en relación al objeto de su utilización, al lugar donde se van a utilizar y en relación con el personal que lo va a utilizar. Esta obligación está establecida en la Ley de Seguridad 29783 y su DS.005.2012Tr y sus Modificatorias, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo.

Máquinas: qué es lo que hay que prevenir (ejemplos)

Riesgo mecánicoLesiones por aplastamiento, cizallamiento, corte, enganche,                                      atrapamiento, impacto, punzonamiento, fricción-abrasión,                                            proyección de fluido
Riesgo eléctricoChoque eléctrico, cortocircuitos
Riesgo térmicoQuemaduras, erosiones
Ruido-vibracionesSordera u otros daños
RadiacionesQuemaduras, cáncer
Químico y/o biológicoIntoxicaciones, sensibilizaciones, contagios, cáncer
Incendio o explosiónQuemaduras y otras lesiones
Riesgo disergonómico: carga visual o posturalLesiones y/o dolores por sobrecarga o sobreesfuerzo

Un modo sistemático de proceder a chequear si los equipos entrañan riesgos es comprobar que se cumple, es decir, las Disposiciones mínimas generales aplicables a los equipos de trabajo y en su caso, también las Disposiciones mínimas adicionales aplicables a determinados equipos de trabajo (que trata de los equipos de trabajo móviles, y de los equipos de trabajo para elevación de cargas).

Básicamente el proceso de evaluación de riesgos supone que, teniendo en cuenta las condiciones de trabajo existentes, es decir, las características de los equipos de trabajo, las características del trabajo, incluyendo la organización del proceso productivo y los métodos de trabajo, y las aptitudes, cualificación y experiencia de los operadores, el empresario debe:

  • Identificar los peligros (¿cuáles son las fuentes con capacidad potencial de producir lesiones o daños a la salud?).
  • Identificar todas las situaciones peligrosas que pueden presentarse (¿por qué, cuándo, de qué forma los trabajadores están expuestos a los peligros identificados?).
  • Identificar los sucesos que pueden dar lugar a que se produzca una lesión o un daño a la salud (¿qué hecho(s)/causa(s)/factor(es) debe(n) ocurrir para que se pueda producir una lesión o un daño a la salud?).
  • Estimar el riesgo existente.
  • Tomar decisiones sobre la necesidad o no de reducir el riesgo.

En particular, en la evaluación de riesgos se ha de verificar que los equipos no hayan sufrido modificaciones que deterioren el nivel de seguridad inicial, (por ejemplo, por deterioro progresivo o por la retirada intencional o no de protecciones, etc.). También es condición indispensable que se realice periódica y adecuadamente el mantenimiento, de acuerdo a lo indicado en la documentación entregada por el fabricante del equipo.

En la evaluación de riesgos de las máquinas, se deben tener en cuenta todas las operaciones:
 

  • Analizar cada una de las operaciones de trabajo concretas, por ejemplo, en una carretilla, tanto el transporte como la elevación, y no olvidar todas las operaciones relacionadas con el mantenimiento.
  • La instalación.
  • La puesta en marcha.
  • El funcionamiento en cualquier situación: cuando la máquina está bajo control, bajo fallo, y bajo error.
  • La puesta fuera de servicio.

Características de los equipos

Características constructivas a tener en cuenta en la evaluación de riesgos de las máquinas:

  • Protecciones ante elementos móviles de un equipo de trabajo que pueda entrañar riesgos de accidente por contacto mecánico: órganos de accionamiento y de parada.
  • Dispositivos de protección adecuados a dichos riesgos cuando el equipo de trabajo entrañe riesgo de caída de objetos o de proyecciones.
  • Dispositivos adecuados de captación o extracción cerca de la fuente emisora cuando el equipo de trabajo que entrañe riesgo por emanación de gases, vapores o líquidos o por emisión de polvo.
  • Protecciones para cuando exista riesgo de caída de altura de más de dos metros
    Protecciones ante riesgo de estallido o de rotura de elementos de un equipo de trabajo.
  • Características de las zonas y puntos de trabajo o de mantenimiento de un equipo de trabajo (iluminación adecuada en función de las tareas que deban realizarse).
    Protecciones frente a las partes de un equipo de trabajo que alcancen temperaturas elevadas o muy bajas.
  • Los dispositivos de alarma del equipo de trabajo.
  • Dispositivos que permitan separar el equipo de cada una de sus fuentes de energía.
  • Visibilidad de las advertencias y señalizaciones necesarias.
  • Protección contra los riesgos de incendio, de calentamiento del propio equipo o de emanaciones de gases, polvos, líquidos, vapores u otras sustancias producidas, utilizadas o almacenadas por éste.
  • Protección ante condiciones ambientales climatológicas o industriales agresivas.
    Adecuación para prevenir el riesgo de explosión, tanto del equipo de trabajo como de las sustancias producidas, utilizadas o almacenadas por éste.
  • Protección de los trabajadores expuestos contra el riesgo de contacto directo o indirecto con la electricidad.
  • Protecciones o dispositivos adecuados para limitar la generación y propagación de ruidos, vibraciones y radiaciones.
  • Protecciones adecuadas para evitar el contacto accidental de los trabajadores con líquidos corrosivos o a alta temperatura en relación con los equipos de trabajo para el almacenamiento, trasiego o tratamiento de éstos.

 Condiciones de utilización

Una vez controladas las características que podrían hacer peligrosos a los equipos, hay que comprobar las condiciones en los que estos se van a utilizar. Para ello hay que verificar la adaptación de los equipos a las condiciones y características específicas del trabajo que se va a desarrollar, así como a las características del lugar de trabajo y de los puestos de trabajo (se establecen unas determinadas dimensiones de los espacios, iluminación adecuada, etc.).

La normativa también se ocupa de establecer que las máquinas y herramientas también deben estar adaptadas a las características de los trabajadores que los utilizarán, especialmente respecto a la formación y capacitación (y hay en la normativa también una especial atención al caso de que los equipos sean utilizados por discapacitados).

El cumplimiento de esta normativa debería conducir a la reducción de los riesgos de los equipos, y un nivel muy alto de seguridad. Para asegurarse que esto es así, la normativa también establece que hay que verificar que sus disposiciones se cumplen y que la prevención es efectiva. Uno de los instrumentos centrales para articular esta verificación es la consulta con los representantes de los trabajadores previa a la adquisición de equipos, así como la participación de los trabajadores en la evaluación de riesgos.

Si la evaluación de riesgos revela que alguno de los equipos presenta, de todos modos, algún tipo de riesgo, se ha de solicitar formalmente a la empresa la actuación inmediata para su reducción. Si no se atendiera debidamente este requerimiento, habrá que presentar denuncia ante el Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Atte., 

Nelson A. Balarezo A.
Técnico en Salud y Seguridad Ocupacional
Lima - Perú

miércoles, 22 de julio de 2020

USO CORRECTO DE LOS VESTUARIOS PARA PREVENIR EL COVID 19



Al evaluar muchas empresas en la cual han desarrollado sus protocolos sanitarios, en este escenario biológico bajo el contexto del COVID-19, ya que vienen trabajando desde el mes de marzo, y al mantener el uso de lugares de alta concentración de personas es un foco de contagios y los vestuarios no son ajenos a ello, y hemos realizado varias acciones para prevenir y reducir la posibilidad de que esto suceda, aparte de mejorar las condiciones también recomiendo algunas directrices que es necesario conocerlas: 

Veamos los consejos de seguridad y de vigilancia ocupacional para el uso de los vestuarios:
  1. Ingrese a los vestuarios de acuerdo a los turnos establecidos, 
  2. Limitar la cantidad de personas que estarán compartiendo áreas al mismo tiempo (AFORO AL 50%).
  3. Antes de ingresar al vestuario lavarse las manos, limpie sus zapatos en el pediluvio de entrada. 
  4. Mantener una puerta de ingreso y una puerta de salida, para mantener un flujo de tránsito de personas.
  5. Mantener una ventilación adecuada, NO UTILIZAR AIRES ACONDICIONADOS.
  6. Respeta la distancia social dentro de los vestuarios y no utilice los espacios restringidos en las bancas, lavatorios y urinarios.
  7. Utilice su mascarilla en todo momento, incluso al hacer uso de los servicios higiénicos, lavatorios, urinarios y duchas.
  8. No deje toallas ni ropas colgando de sus casilleros y desinfecte los servicios higiénicos y duchas antes de usarlos.
  9. Al momento de cambiarse guardar su ropa de la calle en una bolsa y sus zapatos en otra bolsa.
  10. No guardar alimentos en sus casilleros.
  11. Disponer los residuos de manera apropiada, los elementos contaminantes deben desecharse en el tacho rojo.
  12. En la puerta de salida del personal e instalar un punto de desinfección.
Estos puntos son esenciales para que tengan en cuenta, cualquier interés, nos escribe por medio de este blogg. 

Atte., 

Nelson A. Balarezo A.
Técnico en Salud y Seguridad Ocupacional
Lima - Perú




viernes, 17 de julio de 2020

¿CUÁNTO TIEMPO PERMANECE EL COVID 19 EN LAS SUPERFICIES?


A continuación encontrarás una guía informativa sobre el tiempo que viven los coronavirus en algunas de las superficies que probablemente tocas a diario. No se te olvide que los investigadores aún tienen mucho que aprender sobre el nuevo coronavirus.

Por ejemplo, no saben si la exposición al calor, al frío o a la luz del sol afecta cuánto tiempo sobrevive el virus en superficies. Lo que se sabe es que el coronavirus puede sobrevivir desde algunas horas hasta tres días.

Veamos la guía:

  1. METAL: Joyería, cubiertos, 5 días.
  2. MADERA: Muebles, tablones, 4 días.
  3. PLÁSTICOS: Envases de leche y botellas de detergentes, asientos del metro y autobuses, mochilas, botones de ascensores, 4 a 5 días.
  4. ACERO INOXIDABLE: Refrigeradoras, ollas y sartenes, lavamanos, algunas botellas de agua, 2 a 3 días
  5. CARTÓN: Cajas para envíos, 24 horas COBRE: Moneda de un centavo, teteras, artículos para cocinar, 4 horas
  6. ALUMINIO: Latas de gaseosas, papel aluminio, latas de atún, 2 a 8 horas
  7. CRISTAL Y CERÁMICA: Vasos, tazas medidoras, espejos, ventanas, hasta 5 días
  8. PAPEL: La duración varía, hasta 8 horas.
  9. BILLETE: hasta 3 días.

¿Cuánto dura en la tela?
La OMS confirmó que si bien las superficies blandas como la ropa, toallas y mantas tienen un riesgo mucho menor de propagar el Covid-19 que las superficies duras, aún se desconoce mucho sobre la supervivencia del virus, por lo que es mejor tomar medidas preventivas, especialmente si piensas que puedes haber entrado en contacto con alguien que podría estar infectado.

Comida
Al parecer, el coronavirus no se propaga por exposición a alimentos. Aun así, no está de más que laves las frutas y las verduras bajo el chorro de agua antes de comértelas. Limpialas con un cepillo o con las manos para quitarles los gérmenes que puedan tener en la superficie. Lávese las manos después de ir al supermercado.

Agua
No se ha encontrado el coronavirus en agua potable. Si penetra la fuente de agua, las plantas locales que tratan el agua filtran y desinfectan el agua, y ese proceso debería matar los gérmenes.

Atte.,


Nelson Balarezo Aponte.
Téc. Salud y Seguridad Ocupacional.
Lima - Perú

domingo, 31 de mayo de 2020

Charla Previa 01, sobre COVID-19

 ¿Qué es COVID-19? 

El nuevo coronavirus, COVID-19, es uno de los siete tipos de coronavirus humanos conocidos. El COVID-19, al igual que los coronavirus MERS y SARS, probablemente evolucionó a partir de un virus hallado previamente en animales. 

Los coronavirus conocidos restantes causan un porcentaje significativo de resfriados en adultos y niños, y estos no son una amenaza grave para los adultos sanos. Según los informes, los pacientes con infección confirmada por COVID-19 han tenido una enfermedad respiratoria de leve a grave con síntomas como fiebre, tos y dificultad para respirar. Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. - Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades ("CDC"), las autoridades chinas identificaron un brote causado por un nuevo o nuevo coronavirus. 

El virus puede causar enfermedad respiratoria leve a severa. El brote comenzó en Wuhan, provincia de Hubei, China, y se ha extendido a un número creciente de otros países, incluido Estados Unidos. 

¿Cómo se propaga COVID-19? 

COVID-19, como otros virus, puede propagarse entre las personas. Las personas infectadas pueden transmitir COVID-19 a través de sus secreciones respiratorias, especialmente cuando tosen o estornudan. Según los CDC, la propagación de persona a persona es más probable entre contactos cercanos (aproximadamente 6 pies). 

Se cree que la propagación de persona a persona ocurre principalmente a través de gotitas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose o estornuda, como la gripe y otros patógenos respiratorios. Estas gotitas pueden caer en la boca o la nariz de las personas cercanas o posiblemente ser inhalada a los pulmones. 

Actualmente no está claro si una persona puede contraer COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tiene el virus y luego tocarse la boca, la nariz o posiblemente los ojos. Al evaluar los riesgos potenciales, los empleadores deben considerar si sus trabajadores pueden encontrarse con alguien infectado con COVID-19 en el ejercicio de sus funciones. Los empleadores también deben determinar si los trabajadores podrían estar expuestos a ambientes (por ejemplo, sitios de trabajo) o materiales (por ejemplo, muestras de laboratorio, desechos) contaminados con el virus. 

Dependiendo del entorno laboral, los empleadores también pueden confiar en la identificación de personas enfermas que tienen signos, síntomas y/o antecedentes de viaje a áreas afectadas por el COVID-19 que indican una posible infección con el virus. Así pueden identificar los riesgos de exposición para los trabajadores e implementar medidas de control apropiadas. 

Hay mucho más que aprender sobre la transmisibilidad, la gravedad y otras características asociadas con el COVID-19 y las investigaciones están en curso. COVID-19 Prevención y controles de prácticas laborales: 

Responsabilidades del Trabajador 

  • Lávese las manos con frecuencia usando agua y jabón durante al menos 20 segundos. Cuando no estén disponibles el agua corriente y el jabón, use un desinfectante para manos a base de alcohol con al menos 60% de alcohol. Siempre lávese las manos que estén visiblemente sucias. 
  • Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo cuando tosa o estornude, o use la parte interna del codo. 
  • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos sin lavar. 
  • Mantenga al menos 6 pies de separación de los demás mientras esté en espacios compartidos. 
  • Evitar el contacto cercano con personas que estén enfermas. 
  • Los empleados que tienen síntomas (es decir, fiebre, tos o falta de aire) deben notificar a su supervisor y quedarse en casa. NO VAYAN A TRABAJAR.
  • Los empleados enfermos deben seguir los pasos recomendados por los CDC. Los empleados no deben volver a trabajar hasta que se cumplan los criterios para interrumpir el aislamiento en el hogar, en consulta con los proveedores de atención médica y los departamentos de salud estatales y locales. 

Prácticas Generales en el Sitio de Trabajo y la Oficina 
  • Limpie y desinfecte objetos y superficies que se tocan con frecuencia, como estaciones de trabajo, teclados, herramientas manuales, teléfonos, pasamanos y manijas de puertas. Las superficies sucias se pueden limpiar con agua y jabón antes de la desinfección. Para desinfectar, use productos que cumplan con los requisitos de la Guia de Limpieza y Desinfección ante el Covid - 19, según INACAL.
  • Evite el uso de teléfonos, escritorios, oficinas u otras herramientas y equipos de trabajo de otros empleados cuando sea posible. Si es necesario, límpielos y desinféctelos antes y después de usarlos. 
  • Limpie y desinfecte las herramientas y equipos de uso frecuente de manera regular. o Esto incluye otros elementos del sitio de trabajo cuando sea posible. o Los empleados deben hacer lo mismo regularmente en sus áreas asignadas de trabajo. 
  • Limpie los espacios compartidos, como los remolques y las zonas de descansos y almuerzo al menos una vez al día. 
  • Desinfecte las superficies compartidas de manera regular (manijas de las puertas, controles de maquinaria, etc.) 
  • De ser posible, evite compartir herramientas con compañeros de trabajo. Si no, desinféctelos antes y después de cada uso. 
  • Haga arreglos para que la compañía que arrienda los baños portátiles en el lugar de trabajo los limpie al menos dos veces por semana y los desinfecte en su interior. 
  • Cualquier basura recolectada del lugar de trabajo debe ser cambiada frecuentemente por alguien que use guantes. 
  • Además del EPP regular para los trabajadores que participan en diversas tareas (protección contra caídas, cascos, protección auditiva), los empleadores también proporcionarán: o Guantes: los guantes deben usarse siempre en el lugar de trabajo. El tipo de guante usado debe ser apropiado para la labor y compatible con los materiales manejados durante el trabajo. Cualquier tipo de guante es aceptable, incluso loa guantes de lates, si normalmente no se requieren guantes para la tarea. Los guantes no deben ser compartidos. o Protección para los ojos: la protección para los ojos debe usarse siempre mientras se está en el sitio.

Atte., 

Nelson Balarezo Aponte.
Téc. Salud y Seguridad Ocupacional
Lima - Perú

sábado, 2 de mayo de 2020

Coronavirus: tips más usados para recibir el delivery de comida, por Nelson Balarezo





La crisis sanitaria del coronavirus Covid-19, se plantea una serie de dudas y dificultades a la hora de recibir el delivery de la comida. En líneas generales, es importante entender que este servicio es seguro y, en muchos casos, necesario (por ejemplo en el caso de personas dependientes o que tienen dificultades de desplazamiento). No obstante, esto no significa que el servicio delivery de comida no se tenga que adaptar a las nuevas circunstancias. A continuación te contamos los tips más usados para recibir el delivery de comida y todos los casos que hay que tener en cuenta. 


¿Qué comida se puede consumir?

Hay que tener en cuenta que la comida no está considerada como una de las vías de propagación del coronavirus Covid-19 más frecuente. Esto se debe a que, debido a las normas sanitarias, la comida se trata siempre de forma controlada y siguiendo una serie de protocolos sanitarios específicos que evitan el contagio, tanto del coronavirus Covid-19 como de cualquier otro tipo de agente infeccioso. Es decir, la comida en concreto es un producto que, gracias a los protocolos previos, resulta complicado que llegue a ser una vía de contagio para el consumidor. 

Sin embargo, hay que considerar que, dentro de todas las comidas que se pueden consumir a través de un servicio delivery, hay algunas que ofrecen todavía más garantías que otras. En este sentido, es preferible decantarse por comidas que hayan sido cocinadas por lo menos a más de 40 ºC. Por ejemplo, sería más seguro consumir una pizza que una ensalada, simplemente por el hecho de que, al estar la primera cocinada a altas temperaturas, su nivel de seguridad es aún mayor que en el caso de la segunda. 

Tips para la empresa de comida y el repartidor

Por otro lado, hay que tener en cuenta que existen ciertos tips que debemos seguir a la hora de maximizar lo más posible la seguridad en la entrega y, de esta forma, reducir al mínimo las posibilidades de contagio. En el caso de la empresa que elabora la comida y el repartidor delivery, algunos de estos tips más importantes que se tienen que seguir son los siguientes. 

Seguir las normas y recomendaciones establecidas por las autoridades sanitarias respecto a la manipulación de alimentos: Estas normas ya establecen de por sí que cualquier posible infección de la comida sea prácticamente imposible, no solo respecto al coronavirus Covid-19, sino a cualquier otro agente infeccioso en general. 

Utilizar varios envases y lo más aislantes posible: Esta medida permite minimizar las posibilidades de contagio de la comida una vez que esta ha sido cocinada y depositada en el interior del envase. En este sentido, los envoltorios de plástico son los más seguros de todos. 

Uso de guantes y mascarilla: Esta medida es necesaria tanto en el proceso de cocinado como en el de reparto, y es una de las principales formas de evitar cualquier contaminación de la comida. 

Realizar el reparto manteniendo la distancia de seguridad: En el momento del reparto, el repartidor deberá colocar una caja vacía en el piso frente a la puerta y, sobre esta, colocar el pedido (lo que permite evitar que la comida esté en contacto directo con el piso). A continuación informará al cliente que tiene su pedido listo para recoger, y esperará a que se ejecute la recogida pero, siempre, manteniendo una distancia de por lo menos dos metros. 

Tips para el consumidor

Por otro lado, también existen ciertas recomendaciones o tips que el consumidor debe tener en cuenta y que, si se siguen, se consigue minimizar al máximo las posibilidades de contagio.

No pedir productos que no hayan sido cocinados: Como ya se ha mencionado, los productos delivery cocinados ofrecen más garantías que los no cocinados. Por ello, es recomendable que el consumidor se decante por aquellos que son más seguros frente al resto. 

Escoger establecimientos y marcas de confianza: Aunque las normas sanitarias son iguales para todos, puede haber establecimientos que no las sigan correctamente. En este sentido, es importante que el consumidor escoja aquellos establecimientos de comida delivery que le ofrezcan las mayores garantías y seguridad de que están cumpliendo los protocolos sanitarios a lo largo de toda la preparación y reparto de la comida. 

Volver a calentar la comida si llega fría o con el envoltorio dañado: Se puede hacer en el horno o directamente en el microondas.

Recoger el pedido con guantes: Una vez que se recoja el pedido y se haya abierto la primera capa de envoltorio, tanto este primer envoltorio como los guantes se deberán desechar para evitar posibles contagios al tratarse de la zona del pedido más expuesta. 

Pagar con tarjeta o app: Finalmente, otro de los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de consumir comida delivery es que el pago del pedido se realice mediante tarjeta o directamente a través de app y no con dinero en efectivo. Esto evita no solo el contacto durante el reparto, sino también la transmisión de elementos físicos como el dinero efectivo que puede ser un foco de contagio importante al pasar de mano en mano de forma repetida.

Atte., 

Nelson Balarezo A. 
Técnico en Salud y Seguridad Ocupacional
Lima - Perú

domingo, 5 de abril de 2020

Propuesta de protocolos, al reinicio en sector Construcción ante COVID-19. Perú



Es conocido el efecto multiplicador en la economía de las inversiones en construcción y el gran impacto en el PBI que genera su incremento, así como el que constituyen un gran motor de desarrollo y un generador inmediato de puestos de trabajo. Debido a ello, se espera que el sector sea autorizado para reiniciar pronto sus operaciones.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la industria constructiva es una actividad que conlleva un mediano nivel de contacto social y, por ende, un riesgo de contagio. Por eso resulta indispensable que los gremios y el Estado concuerden un protocolo mínimo para que las inversiones se retomen sin afectar la salud pública.

Es seguro que estos protocolos obliguen a inversiones adicionales a las contractuales en señalización, capacitación, prevención, equipos de protección, gestión de enfermos, etc. así como a replantear los turnos de trabajo, rediseñar actividades con alta concentración de personal obrero, secuenciar trabajos que se ejecutaban en paralelo, etc. Esto generará costos adicionales y reducirá la productividad, elevando posiblemente los presupuestos e impactando el cronogramas de obra. Ante dicho escenario, las Entidades Públicas, Órganos de Control y Empresas Privadas deberían ser conscientes del impacto y de la necesidad de llegar a rápidos consensos para garantizar el término de las obras.

Se puede alegar que regular en corto tiempo y a detalle un sector complejo puede acarrear ciertos riesgos, pero es importante contar con un referente oficial que garantice altos estándares de protección para que tanto clientes como contratistas públicos y privados renegocien nuevas condiciones contractuales. En ese sentido, la regulación podría ser por tipo de proyecto y utilizando referencias internacionales recientes.

Existen varias dificultades que superar en esta etapa, desde el desarrollo de los Protocolos -considerando que aún hay desconocimiento de todos los medios de contagio y de las barreras de protección- y de mercado, pues habrá muchas empresas con necesidad de abastecerse de equipos de protección individual en una época de escasez mundial. Además, se necesita implementar y certificar las medidas protocolares, lo que hace prever que tomará varias semanas garantizar su cumplimiento.

A manera enunciativa, se brinda una propuesta de puntos que podrían incluirse en un protocolo general: 

Horarios:

  • Acceso escalonado a la obra para evitar aglomeraciones y adaptarse a la disponibilidad de transporte
  • Establecer jornadas que reduzcan el tiempo de exposición de los trabajadores y limiten el uso de vestidores y baños a pequeños grupos (las guías sugieren grupos de menos de 20)
  • Distribuir horarios de recepción de materiales para utilizar pequeños grupos que mantengan distancias de seguridad.
Campamentos y transporte

  • Adecuar campamentos a las nuevas medidas sanitarias.
  • Desinfectar los buses al inicio y al final del servicio; disponer de puntos de limpieza a la subida y mantener el distanciamiento entre personas (podría requerirse más unidades).

Ingreso/salida:
  • Implementar sistema de toma de temperatura a distancia y zonas de saneamiento de zapatos.
  • Limpieza y desinfección
  • Proveer mascarillas, guantes y paños desechables y equipos de protección individual en los casos que sea necesario.
  • Incrementar la frecuencia de limpieza y desinfección de oficinas, baños, vestuarios, salas de reunión, vehículos, áreas de descanso y andamios.
  • Incluir tiempos para limpieza de herramientas y equipos de protección
  • Habilitar puntos de lavado cerca a cuadrillas (guías sugieren a no más de 10 m.)
  • Distancia social
Reducir el tamaño de las cuadrillas de actividades masivas y dotarlas de equipamiento de protección Individual
  • Limitar las reuniones presenciales a las esenciales y con menos de 10 personas
  • Mantener la distancia de seguridad de 2 metros durante la ejecución de tareas
  • Prohibir saludos de contacto como el de manos
Herramientas y equipos
  • Prohibir que se comparta herramientas, dispositivos portátiles, radios y computadoras
Comedores

  • Planificación de los turnos almuerzo
  • Distanciamientos de un metro entre personas y de 1,5 metros entre mesas
  • Implementar estación para lavado y desinfección antes de ingresar
  • Los utensilios deberían ser de uso personal



Atte., 

Nelson Balarezo A.
Técnico en SSO
Lima - Perú 

Datos personales

Mi foto
Experiencia en diferentes sectores económicos; construcción civil, instalaciones eléctricas en MT y BT, agricultura, minería, planta industrial, metal mecánicos, centros recreacionales, aplicación de BPM Y BPA, trabajos de alto riesgo como izajes, trabajos a desnivel y caliente, manipulación de productos químicos. Obteniendo certificados en homologación en diferentes empresas con promedio de calificación a 100%.